suscribetepasivo

BOTON CADENA100

BOTON RADIOSIRENA

bolsadetrabajopasivo

galeria de imagenespasivo

BOTON CANALYOUTUBE

sorteospasivo

 

telefonospasivo

 
 

Buscador

Link Empresas

ondanaranja_radiosirena

Editorial

LA LEY DEL EMBUDO por Manuel Abad

manolo abad

He recibido en mi domicilio una notificación del juzgado comunicándome mi inclusión en las listas de posibles miembros de jurado popular durante un año.

Dicha elección se realiza por sorteo y supone parar toda mi actividad laboral durante al menos cinco días para asistir al juzgado a deliberar sobre el delito que corresponda. No encuentro otro beneficio a esta designación que no sea la propia experiencia de algo nuevo y que acostumbramos a ver en películas americanas, pero mi sorpresa aumenta cuando, aun siendo obligatorio, leo que puedo estar exento como jurado por causa mayor justificada de salud o si pertenezco a alguno de los colectivos que me indican en el documento…y que leo perplejo. Están exentos de pertenecer a un jurado evitándose lógicamente todas las molestias que supone; desde el rey a todos los miembros del gobierno, comunidades autónomas y ayuntamientos, parte del funcionariado, cuerpos de seguridad del estado, diplomáticos etc etc…vamos, que como siempre dictan las normas y leyes para los ciudadanos y hábilmente se quitan del medio cuando esto supone un engorro.

Tengo entendido que pagan por la asistencia como jurado a modo de compensación por las molestias, lo que me hace pensar lo bien que le vendría esta cantidad extra a muchos de los más de cuatro millones de parados que tenemos actualmente.

Pasa lo mismo con las mesas electorales en la celebración de cada comicio; la asistencia a las mesas debería ser en principio voluntaria y nutrirse en su defecto posteriormente por desempleados o estudiantes que pudieran beneficiarse de una compensación económica por la jornada realizada.

Está claro que en este bendito país como siempre la ley más aplicada es la famosa “ley del embudo”, así como para quien son las obligaciones y para quien los derechos. 

Manuel Abad

Director General Grupo Megahertzios

decreto juzgado   

EL BLUES DEL AUTOBUS por Manuel Abad

manolo abad

Sin entrar a batallar en el fondo del asunto pues además de libertad de expresión se puede ejercer libertad de pensamiento, lo que si tengo claro es que un país no adopta definitivamente un cambio o evolución social hasta que sus ciudadanos no dejan de tomar partido con especial vehemencia por alguna de sus opuestas tendencias. Ejemplo reciente de ello es el caso del tema sexual y sus variantes,  con la campaña del autobús a modo de escaparate biológico con segundas intenciones fletado por la organización “Hazte Oir”.

Si en este país hubiéramos aceptado y normalizado el asunto sexual de una vez, no se habría montado la “marimorena” que se ha montado. Con más o menos razón, allá cada cual con sus principios, lo que sí han conseguido los reaccionarios detractores de la idea es garantizarles a los denominados por ellos “ultracatólicos”, la mejor y mayor campaña publicitaria gratuita como nunca habrían soñado poder realizar. De la visión por  unos pocos cientos de viandantes del autobús con lo poco que les haya costado en comparación, han pasado a tener más de 3 días de informativos nacionales en todas las cadenas, magacines y tertulias de todos signo y color en radio y televisión, artículos y columnas impresas y “virales” amplios y surtidos en las redes sociales. Tanto como para que hoy todos ya sepamos de forma mayoritaria que existe “Hazte Oir “, ni la mejor agencia creativa americana consigue estos resultados.

Otro capítulo es el fantástico uso que los españoles hacemos de la “libertad de expresión”; que lo es, siempre y cuando la use yo y mis amigos –pensantes aunque insulte u ofenda a otros y que se convierte en acción represiva con delito de odio y apología de la violencia, si el uso lo hacen los otros contra mis propios pensamientos.

Libertad de expresión no puede ser entrar en una capilla o iglesia gritando con el torso desnudo, o representar una escena bíblica de forma irrespetuosa y aberrante, como tampoco tratar de “enfermos” a los que sienten su sexualidad de forma diferente. No puede haber razón si no hay respeto. 

DONALD TRUMP; NI BLANCO NI NEGRO por Manuel Abad

manolo abad

No todo es blanco o negro en la vida. Esa es mi sensación personal respecto al hombre de moda…si claro, Donald Trump. A pesar de que mis primeras sensaciones son totalmente extremas; pues me parece en lo personal repulsivo y en su capacidad como multimillonario y emprendedor admirable, creo que no es tan fiero el lobo como lo pintan, además de haberse iniciado una guerra mundial civil y mediática encubierta contra él a escasos días de su proclamación como presidente.

Trump Habla de construir un muro y cuando todos nos escandalizamos por su aparente xenofobia resulta que se trata de continuar el muro empezado por Bill Clinton al que nadie trató en su día de monstruo ni se incendiaron las calles.

Le escucho prometer la inmediata expulsión de gente indocumentada con antecedentes penales y que hayan delinquido en Estados Unidos y le comparan con Hitler como si pretendiera un nuevo exterminio.

Paraliza los visados 3 meses de países con antecedentes terroristas hasta mejorar el control de entrada de inmigrantes peligrosos y parce como si quisiera no volver a dejar entrar a nadie. Y ahora en Europa empiezan a darle lecciones de humanidad teniendo activas vallas como la de Melilla, centros de hacinamiento sin salida para los que la saltan y 4 millones de potenciales refugiados sirios de los que en Europa, tras meses de negociaciones solo aceptan aproximadamente a un 3% del total y con la negativa total de acogida más sellado de fronteras de varios países del este.

Por otra parte Trump negocia con las empresas para que manufacturen y produzcan en América y no en Asia logrando así puestos de trabajo y dicen que por ello va a acabar con la diplomacia internacional.


De verdad, visto lo visto y lejos de convertirme en estadista de pacotilla o pitoniso del tres al cuarto me voy a esperar y a darle una oportunidad merecida al único político que veo cumplir sus promesas nada más llegar al poder tras ganar unas elecciones democráticas y sólo el tiempo acertará en decirnos si tenía razón o se equivocaba.

Tengo además asumido que si al final Donald Trump triunfa en Estados Unidos, Europa se verá lógicamente perjudicada y deberán ser nuestros acomodados gobernantes de Bruselas los que tendrán que “ponerse las pilas”.

Manuel Abad

UN GOBIERNO PARA LA NORMALIDAD por Manuel Abad

manolo abad

Al fin tuvimos “fumata blanca”…o al fin “se hizo la luz”, o cualquiera que sea la expresión que según del barrio que seas posiblemente utilizarás para describir la investidura de Mariano Rajoy como presidente del Gobierno Español. Un proceso en el que se ha derramado demasiada tinta, saliva y sangre de muchos en algo que desde el principio debió ser mucho más fácil de consensuar. Perplejo me quedé viendo en el programa de Jordi Évole a Pedro Sánchez diciendo que se “enrocó”  cuando Rajoy le dijo que tendrían que gobernar juntos….¡Pues claro Pedro, de eso se trataba! De que hubieras permitido la primera vez la investidura del ganador de las elecciones y desde ese momento realizar una oposición firme a Rajoy modelando muchas de sus propuestas acercándolas a los postulados socialistas…¿y entonces cuál era el problema?, pues es ahora muy evidente; en un momento de la contienda viste la posibilidad de convertirte en presidente del gobierno aunando a los votantes de centro izquierda como Ciudadanos y Psoe, y que podrías sumar y controlar a Independentistas y otros radicales, y eso es lo que te llevó al fracaso. Pedro Sánchez tomó un camino, se equivocó, o simplemente no funcionó su estrategia y….”fin de la cita”.

Desde ahora y una vez calmados los ánimos e inmersos en el día a día, podemos estar ante una legislatura muy positiva para España y nuestro futuro, unidos, dentro de Europa y gestionando nuestros recursos con control, transparencia y consenso obligatorio. ¿Seremos capaces de enterrar de una vez por todas las dos Españas y mirar hacia delante?

Manuel Abad

GERARD CONTRA PIQUÉ por Manuel Abad

manolo abad

Que Gerard Piqué se sienta molesto, acosado y perseguido en las redes y los medios de comunicación tras el avatar de la camiseta, es como si Willy Toledo dijera ahora no entender el odio mayoritario de este país hacia su persona cuando él es un simple actor.

Soy aficionado del Real Madrid, lo que no quita para reconocer que Piqué jugando al fútbol es uno de los mejores centrales que ha dado nuestro país, que me hubiera encantado que jugara en el Madrid, y que en la selección ha sido y es, si él quiere, una pieza fundamental y titular indiscutible. Pero Piqué ha demostrado también ser tan buen jugador como “bocazas” en su definición más suave de la palabra; “persona que habla más de lo debido de forma indiscreta”.

Gerard es el único responsable de todo lo que le pasa a Piqué, porque una cosa es provocarnos a los aficionados del eterno rival, algo habitual en el mundo del fútbol y que hacen muchos jugadores sin mayor importancia, y otra jugar a ser ambiguo y  provocador metiendo frecuentemente el dedo en la llaga del independentismo, un tema muy sensible para la mayoría de los que no sentimos Españoles. No sé si Gerard estará tan cansado como dice, pero yo sí que estoy cansado de Piqué, de Piqué y de los que se no quieren a España pero se benefician de ella, de los que la maltratan, vejan y humillan pero no se despegan de nuestro país ni con agua caliente, de los que no respetan sus símbolos, su historia y por tanto no respetan que yo, ¡Sí me sienta Español!

Gerard Piqué miente una vez más; sin intención de ser descubierto y en el vestuario, en vez de utilizar la camiseta corta con la enseña nacional como ribete, cortó la manga larga de forma chapucera por no sentirse “Español” como todos sabemos y porque él se ha encargado de insinuar y dejarnos claro en repetidas ocasiones.

Gerard; ¡Juega al fútbol donde te dé la gana!,  donde lo disfrutes y sientas de verdad que yo seguiré disfrutando viéndote jugar, pero no insultes más nuestra inteligencia, ¡Vete de la Selección ya!, no esperes ni alargues tu agonía y nuestro hartazgo, que en la Selección Nacional juegan un grupo de jugadores elegidos para representarnos a todos los Españoles y contigo, me da la impresión de ver a 10 jugadores… y un mercenario a sueldo.

Manuel Abad

Director Megahertzios SA

Copyright © 2013.

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la navegación. Gracias por aceptar el uso de las cookies. Grupo Megahertzios